Si cierras los ojos y piensas en esa persona, seguro que puedes recordar su olor, o el aroma que hacía el lugar donde os conocisteis o qué fragancias dominaban el momento que para vosotros es especial. El olor de mamá, de la piel amada … son olores inigualables y que no podremos reproducir nunca con nada. Pero seguro que hay alguna esencia que te hace recordarlas. 

A través de elementos naturales como pueden ser plantas aromáticas, flores, madera, tierra, frutos, quiero devolverla a ese momento.

Porque hacer un regalo es dedicar un rato a pensar en aquella persona que amamos, o así debería ser si las prisas no nos apretaran tan a menudo, quisiera que te tomaras el tiempo para darle un par de vueltas: qué le gusta? Qué cosas le hacen feliz?

A menudo nos olvidamos de lo que es importante.

Quiero que la experiencia de recibir una joya no sea solo abrir una caja y ponerse la pieza: quiero que sea un momento de sentir. 

Por eso, me gustaría que cuando me escribas, me cuentes todo lo que te apetezca sobre esta persona. Cualquier cosa será útil para esbozar su deseo. 

Y, porque tiene que ser un momento de sentir, la pieza irá acompañada de un aroma justamente hecho para ella. 

Qué te parece? Me escribes?