Cierra los ojos. Respira un momento. Llevas meses preparándolo todo y justo ahora tienes un momento para sentarte y buscar una pieza que simbolice lo que sois. Lo que sentís. Seguro que con tanto jaleo habéis tenido pocos momentos para disfrutar del camino, o sencillamente de disfrutar, a palo seco. Pero ahora tienes un rato, y es todo para ti.

Quizás te puedes parar a pensar en vosotros, en todo lo que habéis pasado hasta llegar a aquí. En la cantidad de momentos que habéis compartido. Pero yo quiero que te centres en los buenos. Y en lo que estos te hacen sentir. Piensa bien, porque de aquí saldrá toda la inspiración para crear LA joya que realmente hable de vosotros. Y lo haremos juntos. Sin prisas, y a partir de cualquier idea que tengáis, encontraremos la manera de hacerla realidad.
Pero, como (casi) todo es mejor en compañía, quiero que cuando las recibáis no lleguen solas. 

Vuelve a pensar en vosotros. Seguro que se te llena la cabeza de instantes y lugares que, inevitablemente, siempre te hacen recordar. Busca bien en este recuerdo. Qué puedes ver? Hay imágenes, sonidos…olores?
Seguro que hay algún olor que, después de tanto tiempo, todavía te hace sentir un vuelco al corazón. 
O quizás tienes una flor preferida que no faltará aquel día. O vuestra fiesta es en un bosque. Todos estos lugares van acompañados de aromas. Igual que vuestras alianzas.

Cuéntame todo lo que te apetezca y encontremos juntos ese momento especial.